Poirer vence a Holloway y se hace con el cinturón del peso ligero.

In Noticias, Noticias MMA by Borja RuperezLeave a Comment

Dustin Poirier (25-5 MMA, 17-4 UFC) esperó mucho tiempo para alzarse con su primer cinturón de UFC pero a buen seguro que habrá merecido la pena porque lo ha obtenido ante unos de los más grandes de la historia: Max Holloway (20-5 MMA, 16-5 UFC), algo que no era nada fácil.

El cinturón del peso ligero era el evento principal de UFC 236 en Atlanta. Sin duda un gran evento para que todo el mundo acudiera al Atlanta Arena.

Los dos luchadores arrancaron su enfrentamiento con paciencia, estudiándose… no era poco lo que había en juego. En los inicios iban midiendo sus rangos de golpeo. Poirier comenzó presionando a Holloway y castigando con low kicks sus piernas. Por su parte Holloway reaccionó rápidamente con golpes en la cabeza de su rival.

Llegó una derecha muy clara de Poirer que Holloway acusó. Ambos siguieron intercambiando combinaciones pero la iniciativa era de Poirer.

El primer asalto cayó claramente del lado de Poirer aunque Holloway supo capear el temporal.

El segundo asalta se inició con un Holloway lanzado al ataque pero se notaba claramente el daño que había sufrido en los cinco minutos iniciales. Aún así su coraje de campeón le hizo seguir adelante y empujar. Parecía que Holloway se había recuperado cuando primero una izquierda y después una derecha volvieron a girar las tornas del lado de Poirer. Varios golpes que se perdieron nos llevaron al coche de guantes de los dos contendientes y el regreso a las esquinas para encarar el tercer asalto. Este se lo llevó también Poirer.

El tercer asalto estuvo por debajo de los dos anteriores. Holloway se mantenía firme con coraje de campeón y no paraba de lanzar combinaciones aunque los golpes efectivos eran los de Poirer. Varios agarres y golpes que no impactaron. Algún codo de Holloway que a pesar del daño creciente en ojo seguía firme pero muy castigado.

El cuarto asalto estuvo basado en grappling. Ambos luchadores realizaban su trabajo intentando buscar opciones claras. Lógicamente el cansancio hacia mella en ambos contendientes.

En el quinto y definitivo asalto ambos luchadores querían trasladar a los jueces su imagen de ganadores. Holloway con su cara absolutamente ensangretada no dejaba de lanzar golpes a Poirer que se mantenía firme y algo más defensivo, tratando se asegurar lo que había conseguido.

La decisión caía del lado de los jueces que otorgaron la victoria al luchador del American Top Team. Poirer estaba en una nube por haber ganado su primer cinturón en UFC

Noticias relacionadas

Leave a Comment