El luchador que burló a la muerte

In Noticias, Noticias Kick Boxing by Agripina Carretero de la Hoz1 Comment

Zack Mwekassa, el luchador que pudo morir en más de 4 ocasiones

Muchos conoceréis a Zack Mwekassa por ser el imparable del boxeo, El Black Warrior de los nocauts o por su excepcional carrera en la lucha libre, pero…¿Sabéis que se esconde detrás de esa firme fachada?

Cuando hablamos de luchadores profesionales, sería difícil pensar en un hombre africano, un ingeniero informático a tiempo parcial, con padre químico y hermanos abogados. Pero si eso os parece chocante, no os imaginaríais que detrás de ese cuerpo de acero se encuentra un corazón de oro y una vida llena de superaciones.

A punto de morir en más de 4 ocasiones

Dos años después de que su madre tuviera un accidente de tráfico y le dieran la trágica noticia de que no podría tener más hijos, nació Zack Mwekassa, el más joven de una familia de 8 hijos. Puede que esa fuera la primera de las cosas extraordinarias que ocurrieron en la vida del boxeador.

Mwekassa nació en la República Democrática del Congo, tiene 32 años y hace 10 empezó a boxear. Lucha para Glory, es campeón de los semipesados y destaca por su brillante trayectoria llena de victorias.

Sobrevivió a dos guerras y a la erupción del volcán Nyiragongo en 2001 en la República Democrática del Congo. A Zack le dispararon, fue apuñalado y escapó por poco de un cohete. Todas estas desgracias podrían haber acabado muy mal y, sin embargo, han servido como motivación para perseguir sus sueños. Él dibujó una filosofía de vida. “El Mwekassance”.

Lo más surreal de esta historia, no son los nocauts a sus rivales, sino la cantidad de situaciones a las que se ha enfrentado el luchador. Después de sobrevivir a una guerra civil, a un secuestro, a la erupción de un volcán, a un robo con violencia y a la picadura de una serpiente venenosa, el logro que menos nos sorprende es su trayectoria en la lucha. De hecho, diría que su trayectoria en la vida, es mucho más apasionante.

Asalto con graves consecuencias

El pasado mes de abril, el luchador fue asaltado en su coche mientras volvía a casa. Según sus declaraciones “Me pararon, se acercaron a mi coche, abrieron la puerta y me pusieron una pistola en la cabeza. Me registraron tanto a mí, como a mi coche y me robaron el dinero que llevaba encima. El hombre que sujetaba la pistola trato de dispararme. Apretó el gatillo pero no ocurrió nada. Es la segunda vez que tratan de matarme en Sudáfrica. Entonces se marcharon. Comprobé qué se habían llevado y me di cuenta de que además del dinero, se habían llevado mi pasaporte. Mi pasaporte es del Congo, no de Sudáfrica, y el Congo no está emitiendo pasaportes en este momento. Pensé que tendría que cancelar el vuelo (a Amsterdam donde tenía que ultimar los detalles para el combate 29 de Glory en Copenhague) y probablemente muchos más, ya que tardaría meses en tener un pasaporte nuevo”.

Zack sabía que ir a la policía era perder el tiempo y decidió ofrecer una recompensa a los barrenderos de la zona a cambio de su pasaporte. Recibió entonces una llamada diciendo que lo habían encontrado, pero pidiéndole más dinero por recuperarlo. El pobre luchador tuvo que acceder a pagar más de recompensa, ya que salía más caro cancelar los compromisos que el propio chantaje.

Un ejemplo de superación personal

Tal vez sus experiencias inusuales, sus altibajos, o sus encontronazos con la vida, hayan hecho de este luchador un filósofo sin causa. Mwekassa es la prueba de que los golpes de la vida crean la fuerza interior y los golpes en el ring sólo te hacen fuerte por fuera. Es curioso como todo lo que arrastra Zack por dentro han hecho de él un orador, un escritor de motivaciones que además de todo eso, es campeón de kickboxing.

“Ningún daño, ninguna lesión, ningún dolor es eterno” @ZackMwekassa

Desde el principio, mostró un talento especial en áreas tan diversas como la música, la danza, las artes marciales o la electrónica. Hoy viaja por el mundo para dar felicidad y recuerda que cada día es un regalo único. Podemos visitar su página de Facebook en la que cada día nos sorprende con una frase llena de esperanza.

Leave a Comment