Perder peso en la noche de la pelea: ¿ventaja o perjuicio?

In Noticias, Noticias MMA by Jaime CorralLeave a Comment

Con la victoria de Yoel Romero después de no dar el peso requerido para disputar el cinturón se reabrió el debate y con el las preguntas acerca de los problemas de salud de los luchadores a causa del corte de peso

Yoel Romero no dio el peso antes de su gran victoria en UFC 221. El 11 de febrero, después de hacer escala en el Perth Arena en un segundo intento por alcanzar el título interino del peso medio , sorpresivamente Yoel Romero se perdió, en la báscula que no en la jaula.

La línea de apuestas, que se había abierto favoreciendo a Romero pero tenía una tendencia rápida en la dirección de su oponente, la de Luke Rockhold, avanzó aún más, cerrándose finalmente a favor del estadounidense. Todos sabemos lo que sucedió después, un nocaut aplastante para Romero, quien ahora está en camino de pelear contra Robert Whittaker por el cinturón indiscutible a pesar de no alcanzar el peso del campeonato.

Aún así, el error de 2,7 libras reabrió las preguntas sobre los efectos del peso perdido en ambos oponentes. ¿Ayuda o daña un lado más que el otro? La mayoría de las pruebas, como la victoria de Romero, han sido anecdóticas, pero MMA fighting decidió mirar un poco más de cerca los resultados históricos.

Desde que UFC presentó sus primeros procedimientos de pesaje en junio de 2016, la promoción ha tenido 72 eventos. Durante ese tiempo, han tenido 42 combates en los que un luchador no dio el peso y la pelea
avanzó después de que el oponente aceptara participar en un encuentro de “catchweight”. Los resultados son interesantes

En esos 42 combates, el luchador que no dio el peso salió victorioso la mayor parte del tiempo, con un récord de 23 victorias y 19 derrotas (54.8% de porcentaje de victorias).

Pero eso solo no ofrece información significativa. Los datos pueden desglosarse aún más para revelar otra tendencia, y es lo siguiente: los luchadores que perdieron peso pero que ya eran favoritos por los apostadores eran mucho más propensos a salir victoriosos que aquellos que no dieron el peso y no eran favoritos.

De hecho, Romero fue uno de los pocos no favoritos que no dio el peso y se fue con una victoria. Los “no favoritos” que no dieron el peso fueron 7-14 (33.3%) en sus 21 intentos. Por el contrario, los favoritos en las apuestas que no dieron el peso fueron 16-5 (76.2%)

Entonces, ¿qué podemos deducir de esta información? ¡Sacar vuestras propias conclusiones!

Leave a Comment