¡Olvídate de las agujetas!

In Noticias by Claudia Do CampoLeave a Comment

Adopta estos consejos a realizar tras el entreno y… ¡olvídate de las agujetas!

Las agujetas son la mayor molestia que podemos tener después de un duro e intenso entreno.

El dolor de las agujetas aparece a las 24-48 horas de realizar el esfuerzo físico de alta intensidad y movimientos repetitivos. Las molestias que causan pueden perduran en nuestro cuerpo por varios días.

Todos conocemos las agujetas por ser microrroturas en las fibras musculares con la formación de nuevas fibras.

Acabar con el dolor de las agujetas es complicado ya que no existe una técnica exacta y 100% fiable para que no invadan nuestro cuerpo. Hablamos de un síntoma natural que aparece en nuestro cuerpo debido al sobre esfuerzo, pero si que podemos reducir o frenar su aparición.

Empecemos por eliminar el fenómeno de agua con azúcar. Un mito muy presente en todas las casas, pero que es totalmente erróneo.

Hemos pasado horas en el gimnasio y nuestro cuerpo lo nota al día siguiente. No queremos volver a ese lugar que tanto dolor ha causado en nuestro cuerpo al día siguiente… ¡No lo pienses más!

En el momento que las agujetas afloran en nuestro cuerpo, es necesario volver al gimnasio. La frecuencia del ejercicio reducirá el dolor que causan las agujetas y las harán más soportables.

Otro método para aliviar el dolor de las agujetas son los estiramientos. Nunca debemos olvidarnos de ellos tras el entrenamiento.

Un buen estiramiento estático previene dolores musculares, por ello, incluye media hora tras el entrenamiento a estirar los músculos.

Consumir bicarbonato y plátanos para contrarrestar las agujetas es otro de los falsos mitos. Cierto es que mantener una dieta rica en Omega 3 y otros alimentos sí servirán para evitar la aparición de dichos dolores o sentir dolores más débiles cuando padezcamos agujetas.

Las agujetas también pueden ser llevaderas tras un toque de calor en nuestros músculos. Es recomendable un baño de agua caliente o una sesión de sauna tras el entrenamiento.

Masajes musculares, medias y vendas compresoras pueden ser de especial ayuda.

Leave a Comment