Se fue de vacaciones a Nueva York y acabó con un contrato en una promotora

In Boxeo, Noticias by Agripina Carretero de la HozLeave a Comment

El boxeo nacional sigue conquistando el mundo, en esta ocasión es Jonathan “Maravilla” Alonso el que aterrizará en EE.UU.

Jonathan Alonso ya tiene medio pie en Brooklyn. A sus 27 años y con un récord invicto de 13 victorias, el boxeador está creando un prometedor futuro lleno de éxitos.

Su último combate fue el sábado pasado en el Fight Club Slam 002, donde Jonathan “Maravilla” Alonso noqueó a Elvin Pérez. La historia de Jonathan en el boxeo no es como la de los demás. A él ni siquiera le gustaban los deportes de contacto, pero por acompañar a un amigo, comenzó a engancharse.

Cómo el boxeo se convirtió en la obsesión de Jonathan Alonso

«Era algo adictivo. Practicaba a todas horas: en casa, en el baño delante del espejo. Bajaba por la calle boxeando contra mi sombra; la gente pensaba que estaba loco. En el colegio, sentado en la silla, practicaba el desplazamiento lateral de pies. Quería saberlo todo al llegar a entrenar para que me enseñasen otra cosa.»

“Maravilla” hizo algo extraordinario en el boxeo y es que aprendió a tal velocidad, que se subió al cuadrilátero cuando solo llevaba entrenando cinco meses, cuando normalmente son dos años los que hay que entrenar para competir.

Algo que le cambió la vida fue el clasificarse para los Juegos de Londres 2012. Algo que le dio un gran impulso mediático y económico. Fue entonces cuando decidió viajar a Nueva York donde quiso visitar uno de los gimnasios más famosos boxísticamente hablando. Ese gimnasio fue el Gleason’s Gym de Brooklyn, uno de los gimnasios donde han entrenado grandes deportistas como Jake LaMotta o Muhammad Alí.

Una promotora llamada DiBella puso el ojo en Jonathan y no quisieron dejarle escapar. Alonso tuvo que tomar una de las decisiones más difíciles y es que si firmaba con la compañía, no podría ir a los JJOO de Río de Janeiro 2016.

«Lo tuve muy claro. Supe que ningún español había firmado antes por una promotora americana y nos fuimos. Debuté con 23 años en el emblemático B.B. King de Broadway, en Times Square. De pequeño veía el vídeo de un vagabundo que pedía en la calle para juntar dinero e ir al B.B. King a entrenar, y terminaba debutando allí con las letras del local a su espalda.Cuando me encontré esas mismas letras fue un sueño. Debutar allí, contra un mexicano y ganar por KO… Aún se me ponen los pelos de punta.»

Leave a Comment