Muhammad Ali, el Elvis Presley del boxeo

In Boxeo, Noticias, Noticias Kick Boxing by Agripina Carretero de la Hoz

Un héroe deportivo que cambió de nombre, de religión y de creencias

Cassius Clay, que así se llamaba antes de ser conocido como Muhammad Ali, era una leyenda del boxeo y una de las figuras más influyentes del deporte.

Nació en Kentucky, en una familia de clase media el 17 de enero de 1942. La historia de Muhammad Alí no es la típica historia en la que chico pobre y sin inquietudes encuentra en la lucha su vía de escape. Su historia en realidad, va más allá de cualquier tópico. Y su pasión por el boxeo empezó de una manera mucho menos curiosa.

Clay terminó sus estudios con bajas notas. Además, él siempre decía que era el más grande pero no el más inteligente. Solía reírse de sí mismo, y aunque su experiencia académica no fue muy positiva, desde muy joven comenzó a acumular éxitos que le hicieron crecer personal y emocionalmente.

A los 12 años, al pequeño Cassius Clay le robaron la bicicleta que le había regalado su padre. Su indignación por lo ocurrido, las ganas de justicia y el hambre de venganza, convirtieron esta pequeña desgracia en el principio de su carrera.

El oficial de policía que llevó el caso de la bicicleta de Cassius Clay, resultó ser entrenador en una escuela de boxeo. Y aquí comenzó la aventura que un día le haría grande. Cassius Clay empezaría a boxear, nacería Muhammad Alí  y comenzaría a escribirse su apasionante historia.

Siendo todavía un niño, Clay acumulaba sus primeras victorias amateur. Se llevó seis Guantes de Oro de Kentucky, dos guantes nacionales en Nueva York y dos campeonatos norteamericanos.

Muhammad Ali: el principio de su carrera 

Con 18 años, Muhammad Alí  ganó la medalla de oro olímpico en Roma y consiguió su primera victoria profesional.

Su trayectoria comenzó a ser imparable. En tres años luchó en 19 ocasiones ganando los 19 combates. 15 de ellos por KO.

Fue en febrero del 64 cuando Cassius Clay derrotó al que era el campeón de los pesos pesados por aquel entonces, Sonny Liston. El público no confiaba en la victoria de Muhammad Alí y toda la afición quedó sorprendida tras la victoria de Clay, que se proclamaba ganador de los pesos pesados.

Tras esta victoria, Cassius Clay dejó de llamarse así y además se convirtió al Islam. Nacía Muhammad Alí y estábamos ante una estrella imparable del boxeo. Cassius Clay se había convertido en el nuevo campeón del mundo con sólo 22 años.

Durante 3 años, Muhammad Alí defendió su cinturón en 9 ocasiones hasta que Zora Folley se lo arrebató en 1967.

Adiós, Cassius Clay. Bienvenido al ring, Muhammad Ali

Muchos luchadores conocidos se convirtieron en víctimas de Muhammad Alí, y durante los dos años siguientes, el boxeador continúo tumbando adversarios. Consiguió derribar a Patterson, a Chuvalo, a Henry Cooper, Brian London o Karl Mildenberger.

Muhammad Ali vs Guerra de Vietnam

En 1967 y en plena guerra de Vietnam, los EEUU exigieron al boxeador su alistamiento en las filas del ejército. Sin embargo, Muhammad Alí  se negó a ir a la guerra y la comisión de boxeo profesional le arrebató el título de campeón y los tribunales, la licencia para boxear.

La sociedad norteamericana, dividida por aquel entonces por la guerra de Vietnam, también se dividió frente al caso de Muhammad Alí. Este revuelo casi le cuesta su carrera, pero el boxeador consiguió resucitar sus ambiciones. Tras negarse al ejército, quitarle el título y suspenderlo durante tres años, Muhammad Alí volvió al ring en 1970.

Muhammad Alí deleitó a la afición con combates impresionantes que quedaron grabados en la memoria de los que lo vivieron. El boxeador era imparable y no tenía rival que se le resistiera. Hasta que en 1971, Muhammed Ali, fue derrotado por Joe Frazier.

En 1974, Alí se llevó la victoria sobre George Foreman. Fue un combate histórico y una pelea memorable de la que surgió una película titulada “Cuando fuimos reyes”.

6 años más tarde, rozando la década de los 80, Muhammad Alí se retiraba del boxeo y aparecían los primeros síntomas del Parkinson al que se enfrentaría. Concretamente, el fin del boxeador fue después de una derrota contra Trevor Berbick, con el que luchó en un combate de 10 asaltos en diciembre del 81. 

A partir de ahí, el Parkinson comenzaba a crear estragos en el campeón y los médicos achacaban su causa a su deporte favorito.

10 cosas que no sabías sobre Muhammad Alí

1. A lo largo de su carrera, Muhammad Alí se enfrentó a los más grandes del boxeo. Cooper, Williams, Terrel, Folley y Foreman.

2. Muhammad Alí ganó más dinero que todos los pesos pesados anteriores juntos.

3. Entre 1971 y 1978, el boxeador participó en 15 combates en los que ganó más de 43 millones de dólares.

4. Sin embargo, Muhammad Alí cayó en bancarrota. Fiestas demasiado legendarias, caprichos innecesarios y negocios imposibles fueron los responsables de arrebatarle una buena parte de su fortuna.

5. Muhammad Alí fue tres veces campeón del mundo de los pesos pesados.

6. Disputó 61 combates como profesional, acumulando 56 victorias y solo 5 derrotas.

7. Su récord amateur fue de 100 victorias y 5 derrotas.

8. Muhammad Alí murió hace un año, en junio de 2016 a los 74 años.

9. Está clasificado entre los 10 mejores pesos pesados de la historia.

10. Ha estado casado en cuatro ocasiones.Muhammad Alí ha tenido 8 hijos y a adoptado otro. La menor de sus hijas, Laila Alí, también se dedicó al boxeo como profesional.

Muhammad Ali después de su carrera como boxeador

Tras su retiro del boxeo, Muhammad Ali se convirtió en una de las personalidades más reconocidas del mundo. La imagen del boxeador se hizo si cabe, mucho más célebre después de abandonar el ring. Emotivas charlas sobre lo que el Parkinson estaba creando en su cuerpo, la defensa de los valores del Islam o sus viajes a Afganistán como “Mensajero de la Paz” fueron algunas de sus hazañas post-deportivas. Además de eso, viajó a Líbano, Cuba, Afganistán y Sudáfrica.

En 1999 voló hasta Viena donde le entregaron el premio por ser uno de los mejores deportistas del siglo XX. Además, la revista “Sports Illustrated” le entregó al galardón de “Campeón más grande del siglo”.

En 2002, el boxeador recibía la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Además, no en el suelo sino que Muhammad Alí  pidió que se la pusieran en la pared.

También recibió un premio por parte del Instituto Árabe-Americano y la Medalla por la Paz en Berlín.

En 2005 George Bush le otorgó la Medalla de la Presidencial de la Libertad y en ese mismo año, inauguró un centro con su nombre donde se promovían sus ideales humanitarios y culturales.

En junio de 2012, Muhammad Alí fue nombrado “Rey del boxeo Mundial” donde se le hizo entrega de una corona de 2 kilos bañada de oro.

Un hombre tan polifacético que no solo destacó por ser uno de los más grandes del boxeo, sino que fue conocido en campos como la política o la religión.

Muhammad Alí fue el más grande, así lo defendía hasta el ex presidente de los EE.UU. Barak Obama, que guarda unos guantes del boxeador en su despacho. “Muhammad Ali sacudió el mundo. Y gracias a esto el mundo es mejor. Todos somos mejores”. Obama y Alí, dos iconos de color en un mundo enfermo de racismo.

El 20 de diciembre de 2014 fue hospitalizado por una leve neumonía. La salud de Muhammad Alí se apagaba lentamente hasta que el 3 de junio de 2016, fallecía la leyenda que seguirá viva en la memoria de los que lo recuerdan.

Yo, Muhammad Alí,  fui el Elvis del boxeo, el Tarzán del boxeo, el Superman del boxeo, el Drácula del boxeo. El gran mito del boxeo.

5 frases de Muhammad Ali que debes conocer

Amado por muchos estadounidenses y odiado por otros muchos, Muhammad Ali siempre proclamaba su identidad con orgullo. Un héroe deportivo que cambió de nombre, de religión y de creencias.

Desde niño se crió en un mundo en el que las razas estaban a la orden del día, y el ser negro no ayudaba a mantener la cabeza demasiado alta. Alí no pensaba en los conflictos, ni en lo que pensara la sociedad, sino que se centró en luchar y en reflejar los traumas de los estadounidenses en sus propios triunfos.

Un oro olímpico al cumplir la mayoría de edad, una influencia fuera del ring que desbancaba a la de cualquier otro deportista. Todo esto hizo que Muhammad Ali se convirtiera en un dictador de la cultura popular.

El paso de ser boxeador a convertirse en una celebridad fue algo que desde pequeño fue forjando Muhammad. Coincidió en la vida con personas ancladas a la política, el arte, la música y la literatura. Además, opinaba sobre lo más polémico de la época, como el racismo o la religión.

Las declaraciones de Muhammad Alí se han convertido en célebres frases que todos deberíamos conocer. Todos alabamos su faceta boxeadora, pero ¿Qué hay del Alí filosófico, emocional y poeta?

1.“Imposible es solo una palabra que utilizan los débiles que encuentran más fácil vivir en el mundo que les han dado que explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho. Es una opinión. Imposible no es una declaración. Es un desafío. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Nada es imposible”.

2. “El silencio es oro cuando no se puede encontrar una buena respuesta

3. “Soy un sabio del boxeo, un científico del boxeo. Soy un maestro del baile, un verdadero artista del ring

4. ”Cuando tienes razón, nadie lo recuerda; cuando estás equivocado, nadie lo olvida

5. “Yo fui el Elvis del boxeo, el Tarzán del boxeo, el Superman del boxeo, el Drácula del boxeo. El gran mito del boxeo

MYPROTEIN Set 4.1