Las 5 claves que explican la contundente derrota de McGregor

In Noticias, Noticias MMA by Jaime CorralLeave a Comment

Analizamos y resumimos en 5 claves el papel de “The Notorious” en su vuelta a la jaula en el combate por el título en UFC 229

La madrugada del sábado al domingo vivimos lo que para muchos era el combate más importante de la historia de las MMA. Más de 20.000 mil asistentes al T-Mobile de Las Vegas y alcanzando el récord de más de 3 millones de ventas por PPV (Pago Por Visión) pudieron ver en directo como el ruso Khabib Nurmagomedov se imponía en el cuarto asalto a Conor McGregor y revalidaba el título de campeón del peso ligero que consiguió el pasado 7 de abril de este año.

“The Eagle” hizo tapear al irlandés como ya hiciera Nate Díaz hace un par de años, en el cuarto asalto, tomó la espalda de Conor y logró cerrar la llave que le llevó a su primera defensa del título. Después, todos sabemos lo que pasó… Khabib saltó la jaula y se lanzó a por Dillon Danis mientras que sus compañeros de equipo le acompañaban en el ataque y otros rodeaban a Conor dentro de la jaula para golpearle también.

Más allá de ese bochornoso espectáculo y mirando meramente lo deportivo, lo cierto es que Khabib superó a McGregor en todos los aspectos de la lucha, supo controlar el combate y da la sensación incluso que lo finalizó cuando el quería. Hoy en Titan Channel repasamos las 5 claves de la derrota de McGregor.

5. El “Cardio”

No es nada nuevo, es evidente. Conor suele tener momentos de fatiga entre el final del segundo asalto y el tercero, el mismo lo ha reconocido alguna vez, que son tramos en los que sufre y le cuesta volver a recuperar.

Pero lo de este fin de semana es otra historia, Conor parecía fatigado desde el final del primer asalto, tal vez por los 4 minutos que estuvo presionándole Khabib sobre la lona en el primer asalto o más tarde por las proyecciones del ruso pero lo cierto es que se vio a un Conor con un estado de forma aparentemente bueno pero que a la hora de la verdad demostró estar muy por debajo que el ruso.

4. ¿Y la izquierda?

La izquierda de Conor es temeraria, lo sabemos todos, por esos nudillos han caído casi toda la división del peso pluma y demás luchadores.

¿Dónde se la dejó el sábado? En la entrevista previa de UFC con Megan Olivi, Conor reconocía que no le gustaba que hablasen solo de su potente mano izquierda y esperaba y aseguraba que durante el combate podríamos ver lo completo que era. Reconocía su mejoría en la lucha y estaba convencido de que el público vería a un luchador muy completo.

Sin embargo, apenas pudimos ver algo de Conor, quizás esa estrategia de mostrar otras cualidades en vez de sus puntos fuertes le hizo quedarse a medio camino de todo. Ni una izquierda contundente contra el ruso, quién si supo, por ejemplo, lanzar un voleón con la derecha que mandó a Conor directo a la lona.

3. La inactividad

Puede parecer algo banal o demasiado obvio, pero es algo que Conor tuvo que pagar. La jaula es un universo diferente, es otro hábitat….Sería absurdo negar que Conor no se ha entrenado como el que más, pero la exigencia que te da la competición lo te lo da ni siquiera el SBG.

Khabib venía de pelear en Abril, muy fresco, una decisión cómoda. No ha perdido el ritmo de competición en los últimos 5 años, desde que compitió en el M-1 ruso hasta ahora, Khabib ha mantenido la misma disciplina de entrenamiento y el mismo calendario a la hora de pelear.

Muchas veces, el no perder esa continuidad es lo que te permite entrar a la jaula con ese punto de rabia. Ese punto de chispa que mezcla motivación, concentración e histeria. Lo echamos de menos por ejemplo cuando vimos a Darren Till entrar a buscar el cinturón del peso wélter frente a Tyron Woodley. No se si fueron los nervios, o el exceso de confianza el caso es que a Conor se lo notó falto de chispa desde el comienzo del combate. Tan solo pudimos verle un poco a tono cuando después de sufrir mucho en el tercer asalto se le vio sonreír y disfrutar, parecía que ese si era el Conor al que estábamos acostumbrados, pero se esfumó en el siguiente y último round.

4. Sin cabeza

No sabemos si es culpa del Propper Whisky (nueva marca alcohólica de McGregor), de sus negociaciones con Mayweather para volver a montar una “pelea del siglo”, si es que ya ha ganado lo suficiente y ha perdido interés o si de verdad pensaba que el récord de Khabib era inútil a sus ojos. El caso es que Conor prefirió disputar el combate a Khabib en su terreno antes de tratar de llevarlo al suyo.

Confiando en su poder noqueador, Conor anticipó un K.O. en el primer asalto, en donde tuvo oportunidad de intercambiar manos durante el primer minuto. Los otros 4 se los pasó en el suelo buscando zafarse del ruso. Algo que no logró y que de paso, le cansó más de la cuenta. ¿Acaso era algo que no sabíamos todos?. Está claro que una cosa es saberlo y otra hacerlo, pero Conor podría haber usado otras alternativas antes de ir al barro contra Khabib en los puntos más fuertes del ruso.

5. La estrategia

Daba la sensación de que Conor tenía la imperiosa necesidad de ganar a Khabib en su terreno. No valía que ganase, tenía que ganar en el grappling, tenía que ser mejor en el jiu-jitsu y tenía que demostrar que el luchador más completo era el. Vimos un planteamiento muy alejado de lo que es Conor quien supo por su parte evitar varios derribos del ruso pero fue incapaz de coontraatacarlos con sus golpes.

Apenas pudimos ver un par de minutos de su repertorio e incluso vimos a Khabib comerle la tostada en el “striking” con un derechazo que mandó a Conor al baile de rodillas.ñ Una estrategia confusa, en donde no vimos ninguno de sus puntos fuertes.. ¿Ni una patada? ¿En serio? Conor es un atleta y no se planteó ni un momento mantener la distancia con el pateo, aguantó bien los derribos pero no supo sacar su estilo ni juego en ningún momento.

¿Qué creéis que le faltó a Conor además de estos puntos? ¡Comenta!

Noticias relacionadas

Leave a Comment