Fitness: recupérate tras el entrenamiento

In Noticias by Claudia Do Campo

Ayudemos a nuestros músculos a recuperarse tras un largo y duro entrenamiento.

En muchas ocasiones, inconscientemente, sometemos nuestro cuerpo a duros entrenamientos.

Dichos esfuerzos pueden no notarse al momento, pero nuestro cuerpo no los olvida, pasándonos factura días después.

Muchas de los pasos que incluimos en nuestra rutina deportiva, puede que no sean los correctos o no las hagamos en el momento adecuado.

Por ello, traemos una serie de pautas a seguir para que tus músculos no se vean dañados y no retrasen tus entrenamientos.

Antes de comenzar el entrenamiento

Tomar nuestro batido de carbohidratos y proteínas 30 minutos antes de comenzar nuestro entrenamiento nos proporcionará aspectos más beneficiosos que hacerlo tras el entrenamiento.

No olvides incluir una mezcla de 300 ml de bebida deportiva, tres cucharadas de leche de coco y 20 g de proteínas de suero.

Gracias a esta combinación llenaremos nuestras reservas de glucógeno muscular y activaremos el proceso de reconstrucción.

Durante el entrenamiento

Prevenir la degradación muscular es muy importante para tus músculos.

La mejor manera de llevarlo a cabo es mezclando 8 gramos de aminoácidos en polvo con 300 ml de agua para ir bebiendo durante nuestro entrenamiento.

De esta forma, conservaremos todas nuestras fuerzas hasta el último segundo de nuestro entrenamiento.

Después del entrenamiento

Dejemos los batidos especiales con proteínas y otro tipo de ingredientes deportivos.

Tras un duro entrenamiento, nos merecemos un pequeño, dulce y sano homenaje.

Un estudio revela que 200ml de leche desnatada con chocolate ayuda a la reparación de los músculos.

El equilibrio de carbohidratos y proteínas reconstruyen los músculos.

Horas posteriores al entrenamiento

Es importante saber que alimentos tenemos que tomar para que los músculos consigan recuperarse del todo.

Salmón, arroz basmati, pimientos, asados y cebolla roja son algunos de los alimentos que debemos incluir en nuestros platos.

Los aminoácidos del pescado reparan los microdesgarros musculares.

Mientras el almidón del arroz alimenta los músculos y las verduras aportan antioxidantes.

A la hora de dormir

Se recomienda dormir con prendas comprensivas, como las mallas de comprensión, para agilizar la recuperación muscular.

A la mañana siguiente

Nuestra recuperación muscular culminara con un buen desayuno cargado de carbohidratos y proteínas.

No olvides de incluir en tu desayuno 4 cucharadas de queso quark, un plátano, frutos del bosque y un zumo de naranja.

 

970 x 250 Hombre y mujer