El sambo, el arte marcial ruso que forjó a Fedor Emelianenko

In Noticias, Noticias MMA by Jorge Díez LargachaLeave a Comment

Esta técnica de combate instruye a las fuerzas de élite rusas

Fedor Emelianenko se inició en la práctica de toda clase de defensa personal desde que comenzó a ir a la escuela en su localidad natal. Le apasionaba el judo y el kárate, aunque sería el Sambo la especialidad que le cautivó y con la que conquistó cuatro campeonatos mundiales. Esta modalidad deportiva es usada por las fuerzas de élite rusas, logró el reconocimiento internacional y se practica en más de 80 países de todo el mundo.

Pero, ¿cuál es el origen del Sambo y en qué consiste? El Sambo es un deporte que como su propio nombre indica está destinado a la defensa de uno mismo, de los seres queridos y de las personas que no se pueden defender.

Hace unas semanas, cerca de 300 luchadores de una treintena de países, entre ellos, España, compitieron en Moscú en la Copa del Mundo Memorial Anatoli Jarlámpiev, única competición internacional de Sambo en formato de copa que además rinde homenaje al fundador de la disciplina.

Desde muy joven, Jarlampíev se dedicó a recopilar y sistematizar las mejores técnicas de los distintos tipos de artes marciales que se practicaban en el extenso territorio de la URSS, aunque esculpió su criatura sobre la base del judo japonés y le añadió elementos de las tradicionales luchas occidentales.

Mezcla de estilos

En la base del Sambo están varios tipos de lucha, en primer lugar, el judo, pero también artes marciales autóctonas que se practicaban en repúblicas soviéticas como Azerbaiyán, Uzbekistán o Georgia, y también autonomías rusas como Bashkiria o Buriátiya.

El nuevo arte marcial, reconocido en la URSS como deporte en 1938, tomó enseguida dos caminos distintos: uno como modalidad de competición deportiva, con sus reglas bien establecidas; y otro como técnica de combate cuerpo a cuerpo en la que se instruye desde entonces a las fuerzas de élite rusas.

Vladimir Putin

El presidente ruso, Vladimir Putin es un experto en Sambo. Empezó a practicar la técnica soviética de combate cuerpo a cuerpo a los 11 años. “Cuando llegó al equipo, en el plano deportivo no destacaba en nada. Pero con el paso del tiempo se empezaron a ver los primeros resultados. En combate era un leopardo que luchaba hasta el final“, declaró recientemente sobre Putin su primer maestro, Anatoli Rajlin.

Aunque no tardó mucho tiempo en decantarse por el judo, Putin nunca abandonó ese arte marcial ruso llamado por el acrónimo de Autodefensa sin Armas (SAMoborona Bez Oruzhiya, en ruso).

En el Sambo de combate se permiten golpes y llaves que no están aceptadas en la variante deportiva. Los sambistas son instruidos en distintas técnicas según sus necesidades profesionales. En el Sambo militar se enseña a atacar; en el policial se aprende a inmovilizar a los criminales, mientras que las fuerzas especiales desarrollan sus propias aptitudes.

A punto de cumplir 80 años de existencia, el Sambo ha logrado el reconocimiento internacional y se practica en más de 80 países de todo el mundo. Goza de una gran popularidad en muchas partes del mundo. En España se practica. Y en América Latina ha ganado adeptos gracias a Fedor Yemelianenko, que siendo sambista ha ganado cuatro campeonatos mundiales de artes marciales mixtas.

El Sambo ya ha conseguido entrar en los programas de los Juegos Europeos, que se estrenaron hace dos años en Bakú, y de los Juegos Mundiales Universitarios (Universidas), pero a juicio de los sambistas falta la guinda del pastel: que el arte marcial ruso se convierta al fin en deporte olímpico.

Leave a Comment