El entrenamiento de Rocky Balboa con Apollo Creed (Vídeo)

In Karma, Noticias by Jorge Díez LargachaLeave a Comment

Aférrate a tus sueños y no dejes que nadie te derrote“, ese el mensaje de Rocky, la película que lanzó al estrellato a Sylvester Stallone. Un lema que ha aplicado el actor a lo largo de su vida, pues hasta que consiguió hacerse un hueco en el mundo del cine, tuvo un largo camino que recorrer De joven, Silvester Stallone tenía en claro a que quería dedicarse: él quería ser actor de películas. En Nueva York fue rechazado más de 1500 veces en las agencias de películas. En ese entonces estaba casado con una mujer que le decía: “búscate un trabajo“, pero él sabía que si se buscaba uno empezaría a perder el hambre de gloria.

Durante un tiempo siguió en la pobreza y terminó vendiendo las joyas de su esposa, quien al final se separó. Sin mujer, sin dinero, sin comida y con su amado perro como compañía parecía no tener futuro. Incluso un día se quedó afuera de una tienda de venta de licores para vender en la calle a su perro, pedía 50 dólares pero se lo compraron en 25. Stallone recuerda este día como el más triste de su vida. Dos semanas después estaba mirando una pelea entre Muhamad Alí vs Chuck Wepner, un desconocido que puso en apuros al campeón, en ese momento algo cambió en la cabeza de Sylvester. Comenzó a escribir durante 20 horas seguidas la historia de Rocky, un texto que muchos rechazaron. Finalmente aceptaron su guión y le ofrecieron 125,000 dólares. De esta forma, Sylvester veía que su sueño se hacía realidad hasta que les dijo: “ah, una cosa más, yo voy a ser el actor principal.”¿ Eres un guionista. Necesitamos un actor conocido para el filme“, le respondieron en los estudios de cine.

No“, dijo Stallone, “También soy actor. Esta es mi historia y yo soy Rocky”. “No”, le contestaron. “Tómalo o déjalo“. Y Stallone se fue, no aceptó esas condiciones. Lo llamaron unas semanas después ofreciéndole 250.000 dólares para comprarle el guión y con la condición que no actuara como Rocky en la película. Se rehusó de nuevo. Le ofrecieron 325.000 dólares para comprarle el guión. Se rehusó también, él quería ser Rocky. Finalmente se comprometieron a darle 35.000 dólares por su historia e incluso lo dejaron interpretar a Rocky. Con esa suma los inversionistas tenían un riesgo menor y él podía salirse con la suya.

Aquí en el vídeo podemos verle ensayando para la película con el mítico actor Carl Weathers, que representaría el papel de Apollo Creed. Una película que es de culto.

Noticias relacionadas

Leave a Comment