¿Dónde tenemos que colocar los brazos y piernas al hacer abdominales?

In Noticias by Claudia Do CampoLeave a Comment

olimp
Aprende a colocar correctamente tus brazos durante las flexiones y abdominales

Las flexiones y los abdominales son ejercicios muy sencillos que todas las tablas deportivas incluyen. Son ejercicios que no necesitan más que nuestro propio cuerpo y su fuerza de voluntad por lo que podemos realizarlo en cualquier parte.

No hay excusa que se resista a realizar los abdominales y flexiones ya que apenas nos quitan tiempo, pero ¿que hacemos con las manos o las piernas mientras llevamos a cabo el ejercicio? ¿los colocamos de la forma correcta?

A pesar de ser ejercicios sencillo tenemos que tener en cuenta un factor muy importante, que muchos no prestan importancia, cómo es la colocación de los brazos y piernas durante el ejercicios. Los brazos y las piernas dictaminarán el nivel y la intensidad del ejercicio. Además, tienen un papel determinante para conseguir los resultados deseados.

brazos
  • Detrás de la nuca: una de las posturas más clásica y la que menos debemos utilizar. Al colocar los brazos tras la nuca estaremos forzando la parte cervical, llegando incluso a hacernos daño, en vez de forzar el abdomen
  • A la altura de las orejas: en este caso , no forzaremos el cuello en ningún momento y aumentaremos la intensidad del ejercicio.
  • Sobre el pecho: una postura muy cómoda donde no adoptamos ninguna mala postura para la columna. Recomendable en fases intermedias ya que puede afectar a nuestra resistencia durante el ejercicio.
  • Sobre el suelo y pegadas al cuerpo: La postura más fácil y sencilla para realizar abdominales ya que los brazos nos ayudaran a impulsarnos. Recomendada para principiantes que no tienen mucha fuerza en el abdomen.
PIERNAS
  • Sobre el suelo: Al igual que con los brazos, las piernas sobre el suelo representan la postura más cómoda y sencilla ya que ayudan a impulsarte. Además de ayudar a mediar la tensión durante el ejercicio.
  • Elevadas al suelo pero encogidas por las rodillas: aumentan la intensidad del ejercicio. Ayudando así a realizar un mayor esfuerzo durante el ejercicio y generando mejores resultados.
  • Piernas en alto: con esta postura conseguiremos centrar toda la tensión del ejercicio en la parta abdominal y nos evitará problemas de espalda ya que tendremos la espalda totalmente pegada al suelo sin hacer movimientos bruscos con ella. Gracias a esta postura la intensidad del ejercicios crecerá considerablemente.

Leave a Comment