¿Cumples los requisitos para ser un buen luchador? Descúbrelo aquí.

In Noticias, Noticias MMA by Jaime Corral

La lucha no es un deporte cualquiera y por lo tanto el camino hasta convertirte en un profesional muchas veces se antoja inalcanzable. Un deporte que requiere la estrategia y delicadeza digna del mejor jugador de ajedrez junto con la velocidad, fuerza y movilidad de cualquier felino que se precie. Son muchas las aptitudes que tiene que dominar un luchador, muchas de ellas, como en la mayoría de los deportes, requieren de constancia y esfuerzo. Pero si quieres ser luchador, esto no es suficiente. Necesitas una más. Una que no se entrena, que no se enseña, que no se nace con ella, que no se traspasa de padres a hijos. Necesitas tener MADERA de luchador.

Resulta curioso como una expresión tan desgastada e infravalorada puede contener tantísimo significado.

Para ser luchador tienes que tener madera para ello. ¿Pero cómo saberlo? ¿ Cómo se si tengo lo necesario?. Fácil, bueno… fácil decirlo, hacerlo está al alcance de muy pocos. Pero tu puedes ser uno de ellos. Tu puedes tener el Don y no saberlo. Y eso si que sería doloroso.

Aquí tienes 5 consejos imprescindibles para tener madera de luchador.

Pídete más.

Todos conocemos la sensación de sentirte agotado después de un esfuerzo físico importante. Cuando el aire apenas entra por tu boca, jadeando lo expulsas al tiempo que el cuerpo te aprieta y te contrae sin apenas fuerzas. Los segundos parecen siglos y tu cabeza, en ese momento, solo te dice: Para para para. No para un luchador. Ellos, guerreros como espartanos, se piden más. Sobrepasan el límite que les impone su cabeza y su cuerpo. Si tu eres capaz de pedirte un poco más, vas por el buen camino.

Rodéate bien

A priori, no parece un argumento que sirva para descubrir si tienes madera de luchador ya que no es algo que te implique a ti como deportista, pero si es algo que influirá de manera decisiva en tu carácter como luchador y, a la larga, si será importante. Rodearse bien  no es algo que ocurra por casualidad, no es un acierto del azar. Cualquier luchador profesional está rodeado de un equipo de garantías.

Rodéate bien. No te conformes con lo primero que veas. Los amigos se eligen, porque sabes lo que quieres. Esto no es una excepción, sabes lo que quieres, aplica las medidas necesarias para poder rodearte de las personas de las que estés segura te harán mejor. Mejor luchador por supuesto.

Adrenalina.

Punto importante para descubrir si tienes madera de luchador. A todos nos gusta sentirla, no te creas que por eso tienes madera. Nos gusta la adrenalina cuando nos tiramos por una montaña rusa, cuando corres después de haber hecho algo malo o cuando la chica que te gusta te dice que sí.

No tiene nada que ver. Un luchador siente adrenalina desde el primer segundo que se sube a la plataforma hasta el último. Experimentan la sensación de tener tu cuerpo al límite. De hacerte más fuerte, más resistente.

Un luchador tiene que estar preparado para amar la adrenalina que te proporciona el combate y a la vez, la misión imposible de saber controlarlo para poder utilizarlo a tu favor. Controlar la adrenalina, parece un consejo inútil. Sube al cuadrilátero u octágono y pruébalo.

No sentir dolor.

No está relacionado con la analgesia congénita (trastorno genético que impide sentir ninguna clase de dolor físico) sino a esa clase de persona que no siente miedo por sufrir dolor físico.

Esa que en ocasiones, te preguntas incluso si le gusta y eso llega a preocuparte. Un luchador tiene que encontrar el término medio. Por supuesto que no debe temerle al dolor, es más, tiene que saber manejarse y vivir con el.

Convivir con el. Tiene que encontrar en el dolor, motivación. En el sufrimiento, adrenalina y concentración. Tiene que saber desenvolverse con total normalidad en situaciones físicamente dolorosas. Muy fácil de escribir, casi imposible de hacer, Valentía en todas sus definiciones.

Ser único.

Esta es, sin duda, la más difícil de explicar y la más difícil de aplicar. ¿ Qué es ser único?. Se supone que todos somos únicos ya que cada uno de nosotros somos irrepetibles. Sin embargo, es muy habitual escuchar a la gente comentar lo “único” que es ese deportista. O como ese deportista ha logrado un hito porque es “único” en su especie. ¡Tú también eres único! Tienes que saberlo, tienes que tenerlo claro, tienes que ser consciente que puedes llegar a ser un luchador porque eres único para hacerlo.

Si piensas que los demás lo son y no aprecias que tu poseas esta cualidad, estas muy fuera. Fuera del combate por ser un luchador. Un luchador único.

728x90 ES