Consigue unos músculos de hierro con una fitball

In Noticias by Claudia Do Campo

Incluye una fitball en tus entrenamientos

Muchos pensarán que la pelota de pilates sólo la podemos utilizar en las clases de pilates y más allá de ahí no tienen ningún uso.

No estamos en lo cierto.

La fitball es una herramienta de entrenamiento que nos puede ayudar en muchos sentidos para hacer de nuestro cuerpo, un cuerpo fitness.

Incluyendo una fitball en nuestras sesiones de entrenamiento, trabajaremos abdominales, tríceps y glúteos. Al mismo tiempo que mejoraremos nuestro equilibrio y coordinación.

Al apoyarnos en una pelota fitness mientras realizamos nuestro entrenamiento nos ayuda a contribuir en la mejora y reforzar la eficacia de cada uno de aquellos ejercicios que realicemos.

Ahora no quiere decir que adaptes todos tus ejercicios a una fitball, pero sí que la incluyas en una o dos veces por semana romper con la rutina y monotonía.

¡Hay que buscar innovaciones deportivas!

¿Cómo conseguir una fitball adecuada a nosotros?

Cada persona debe hacerse con su fitball.

El tamaño de nuestra fitball es importante para sacar el mayor rendimiento de esta herramienta y no provocarnos lesiones.

Lo más importante para conseguir la nuestra es buscar una fitball adecuada a nuestro peso y altura.

La pelota fitness que mejor encajara con nosotros es aquella en la que consigamos alinear caderas y rodillas en el momento que nos sentemos en ella.

Ejercicios con fitball

Al principio puede ser complicado hacernos a ella.

Los ejercicios con pelota fitness son más intenso y complicados.

En el momento que la dominemos ejercitaremos todos los músculos del cuerpo con ella e incluso mejoraremos nuestra posición corporal que utilizamos a diario.

Parecerá una tontería, pero incluir una fitball en los siguientes ejercicios, fortalecerá toda nuestra musculatura.

El Puente

Objetivo: reforzar la zona abdominal, glúteos e isquiotibiales.

En todo momento debemos mantener una perfecta postura de la alineación de la columna, desde la cabeza y el cuello hasta la cadera.

Tumbados boca arriba con los brazos y las manos apoyadas y estiradas a los lados del cuerpo, apoyaremos los pies en la pelota de modo que nos quede justamente bajo los gemelos.

Mantendremos el cuerpo recto, como en una diagonal, comprimiremos con fuerza los glúteos y el abdomen y aguante la postura durante los 10 segundo.

Sentadillas

Objetivo: reforzar cuádriceps, isquiotibiales y glúteos.

Tenemos que colocar el balón de fitball entre la pared y su espalda. En esta posición, nos agacharemos hasta llegar a una posición de 90 grados, mantendremos la posición durante 5 segundos.

Iremos subiendo y repetiremos el ejercicio 12 veces.

En el momento de subir y bajar, tenemos que tratar de deslizar nuestra espalda lentamente por la pelota.

También podemos realizar el ejercicio apoyándonos en una sola pierna. Bajaremos lo máximo posible hasta donde podamos volver a subir para repetir el ejercicio.

Oblicuos

Objetivo: reforzaremos los músculos oblicuos.

Tumbados sobre la pelota fitness, apoyaremos los pies en el suelo en forma lateral. Ligeramente acostados sobre el balón y con una cintura apoyada en la pelota, entrelazaremos las manos por detrás de la nuca.

Lentamente, levantaremos el cuerpo lateralmente y bajando.

970 x 250 Hombre y mujer