Consejos para evitar los calambres durante el entrenamiento

In Noticias by Claudia Do CampoLeave a Comment

Adopta estos consejos en tu entrenamiento para evitar los molestos calambres

Los calambres son dolores musculares molestos que aparecen durante nuestra actividad física o al finalizar el entrenamiento cuando el músculo se tensiona o contrae involuntariamente sin llegar a relajarse.

Por lo general, el dolor de un calambre suele tener una duración de 10-15 minutos, aunque el dolor es tan intenso que parece que perdura más tiempo.

Los factores principales por los que surgen los calambres son:

  • Calentamiento ineficaz
  • Deshidratación o falta de minerales
  • Exceso de trabajo en un mismo músculo
  • Anomalías en el funcionamiento de nuestro cuerpo
  • Falta de carbohidratos en el cuerpo
  • La sangre no llega correctamente a los músculos
  • Fibromialgia
  • Alcoholismo
  • Hipotiroidismo
  • Reacciones a medicamentos
No sufras en tu entrenamiento con estos consejos:

Viste una equipación adecuada. En función al entreno que vayas a realizar debes llevar los complementos necesarios para no sufrir dolores y molestias en tus músculos. En especial debemos tener cuidado con los pantalones y zapatillas que llevamos, deben ser especiales al arte marcial que realicemos ya que los repetidos movimientos pueden incentivar la aparición de calambres musculares.

Calentamiento previo.  ¿Una obviedad verdad? Todavía existe deportistas que saltan este primer paso del entrenamiento.  La preparación de nuestro cuerpo es fundamental antes de someterlo a un sobre esfuerzo físico.

Hidratación, mucha hidratación.  En el entrenamiento sudamos y con ello, perdemos muchas sales minerales al mismo tiempo que nos deshidratamos. Por ello, es imprescindible llevar una buena botella de agua o bebida isotonica con nosotros para mantener nuestro cuerpo hidratado en todo momento y con las sales minerales necesarias para no sufrir un molesto dolor provocado por los calambres.

Estiramiento tras el entreno. Tan importante es preparar nuestro cuerpo hacía el sobre esfuerzo físico como volver a la normalidad. Por ello, tras realizar los ejercicios diarios debemos guardar 5-10 minutos a realizar ejercicios de estiramiento para que los músculos vuelvan a su posición inicial sin dolores posteriores.

Alimentación rica y nutritiva. Los alimentos que tomamos diariamente son muy importantes para que no suframos calambres. Hablamos de alimentos ricos en potasio, magnesio, calcio y vitamina E.

Descanso de los músculos. Debemos tener cuidado con el trabajo que llevamos a cabo en el entrenamiento. Hay que variar la actividad y el trabajo de los músculos para que estos se repongan de los esfuerzos físico, ganen fuerza y repongan masa muscular. Por ello, realiza una tabla de entrenamiento para no esforzar tanto los músculos.

Leave a Comment