Las artes marciales mixtas, un camino de autosuperación

In Noticias, Noticias Kick Boxing, Noticias MMA by Agripina Carretero de la Hoz4 Comments

Conoce la historia de Garret Holeve, un joven con Síndrome de Down que cumplió su sueño de ser luchador

Es importante sentir algo de empatía e intentar ayudar a la integración de estas personas en la sociedad.

Una bonita manera de hacerlo es a través del deporte. La práctica regular de una disciplina ayuda a una persona discapacitada en muchos ámbitos, ya sea a trabajar en equipo, mejorar la psicomotricidad, mejorar la salud, elevar la autoestima y llevar a cabo esa importante integración social.

Es de esperar que personas discapacitadas que practiquen artes marciales mixtas noten mejoría en su condición física, en su disciplina, en la concepción del compañerismo y además, mejoren el sentido del trabajo en equipo. 

Las artes marciales mixtas, por su esencia de inclusión y compañerismo, son unos de los deportes más recomendables para jóvenes discapacitados.

El deporte en general, es un gran estímulo tanto físico como moral y que además ayuda a las personas a fijarse una meta y a centrarse en un objetivo.

Actualmente y desgraciadamente, la discriminación está a la orden del día. Según la Organización Mundial de la Salud, hay más de mil millones de personas que sufren alguna discapacidad. Son muchísimas personas las que se sienten marginadas en nuestra sociedad por sufrir cualquier tipo de discapacidad y se ven obligadas a buscar una salida sin éxito alguno, caen en la desmotivación y no encuentran una razón por la que luchar.

Algo que también mejora la practica de artes marciales mixtas es la autonomía de la persona, algo que es difícil de generar en discapacitados que suelen ser demasiado dependientes de su entorno.

La historia de Garret Holeve

Hay un ejemplo de superación en las MMA y su nombre es Garret Holeve. Es un joven con Síndrome de Down que llegó a cumplir su sueño de ser luchador profesional. Desde los 5 años lo tuvo claro, y es que soñaba con ser boxeador. Tanto insistió en casa, que sus padres lo apuntaron finalmente al gimnasio y allí empezó a practicar artes marciales mixtas.

Dos años más tarde, Garret ya se sentía preparado para subirse por primera vez al ring, pero los jueces no le permitían competir por culpa de su discapacidad. Tras reunir más de 125 mil firmas en todo el estado, el magistrado tuvo que permitir el combate. A pesar de las dudas puestas en esa decisión, Holeve hizo un gran espectáculo, demostró su gran nivel de técnica y se subió al octógono dando a todo el mundo una gran lección de vida.

Es importante que todo el mundo conozca la parte constructiva de todo esto y es que los padres de niños con discapacidad deben informarse de todas  las ventajas que tiene practicar artes marciales mixtas.

Respeto, disciplina y superación moral, física e intelectual.

Leave a Comment