Aprende de los errores más comunes y corónate en las artes marciales

In Noticias by Claudia Do Campo

Lánzate a las artes marciales evitando los errores más comunes como principiante

En los primeros pasos dentro de las artes marciales, cometerás tantos errores como sea necesario para aprender.

Errores totalmente normales.

Nadie nace sabiendo.

Nos caemos y tropezaremos con la misma piedra hasta que consigamos encaminar nuestra trayectoria profesional en las artes marciales.

Siempre viene bien conocer los errores cometidos por otros luchadores que han pasado por nuestra misma situación, y ahora, son reconocidos luchadores.

Poco a poco, entrenamiento a entrenamiento, iremos evolucionando.

Gracias a la práctica conseguiremos aprovechar y sacar el máximo partido a nuestros puntos fuertes. Al mismo tiempo, que evitaremos nuestros puntos flojos.

Aprenderemos a llevar el combate a nuestro terreno.

Debemos evitar los obstáculos que ralentizan nuestro progreso deportivo y nos alejan de la meta.

Tener expectativas y metas poco realista

Al iniciarnos en un mundo desconocido para nosotros, como es el caso de las artes marciales, querremos comernos el mundo como es normal, pero siempre tenemos que tener los pies en la tierra.

Es bueno tener expectativas y objetivos a corto y largo plazo, pero deben ser realistas.

Adecuadas al momento en el que nos encontramos.

Lo único que conseguiremos con altas expectativas de las que no somos capaces de cumplir, es desanimarnos.

No querer seguir avanzando porque no vemos los resultados deseados.

Por ello, proponte objetivos dentro de tu alcance con ello conseguirás lo que deseas y un gran chute de motivación.

Velocidad y poder por encima de la técnica

Un grandísimo error que comenten los novatos en las artes marciales es querer aprender rápido.

 Las prisas nunca son buenas.

En las artes marciales seguimos este consejo a raja tabla.

Si pensamos que las primeras veces en el ring van a brillar nuestros mejores dotes, estamos equivocado.

Los primeros pasos en el ring son de aprendizaje.

Por delante, tenemos muchas horas de entrenamiento y repeticiones hasta conseguir perfeccionar la técnica que nos llevará a destacar por encima de nuestro rival.

Dotarnos de una buena técnica significa tener paciencia, dedicación y esfuerzo.

Nunca conseguiremos buenos resultados, sin antes, pulir nuestra técnica.

 

Buscar comparaciones con los demás

 No busques comparaciones.

No merece la pena desaprovechar tu tiempo en mirar al de al lado.

Cada persona es un mundo y cada entrenamiento distinto.

Es importante centrarse en uno mismo y sacar el mayor rendimiento posible a nuestros entrenamientos.  

Por ello, cada uno de nosotros aprenderemos a un ritmo diferente, pero con paciencia y esfuerzo todos conseguiremos dominar las técnicas y conseguir resultados positivos.

No salir de la zona de confort

Cuando, día tras día, seguimos la misma rutina de entrenamiento, pensamos que todo está bajo control.

Nos acomodamos, olvidando las exigencias que debemos dar de nosotros mismo.

Una práctica poco recomendada.

Es necesario salir de la zona de confort para exigirnos más a nosotros mismos y aprender nuevas técnicas y recursos que utilizar en el ring.

Tirar la toalla cuando no conseguimos los resultados deseados

No debemos darnos por vencidos a la primera de cambio.

Cuando las cosas no salen como uno quiere, lo más fácil es tirar la toalla.

Tanto en las artes marciales como en nuestro día a día, no debemos dejar que eso pase.

Perderemos una, dos, tres… peleas, pero siempre aprenderemos de ello y de los errores que no debemos volver a cometer.

Es necesario luchar por lo que queremos conseguir, ir más allá de los objetivos deseados.

Tenemos que luchar, ser audaces y alcanzar las metas que nos proponemos.

Es necesario exigirnos hasta el límite de llegar más allá de los objetivos deseados.

 

 

970 x 250 Hombre y mujer